Una isla afortunada con “Baloncesto para tod@s”

El baloncesto femenino de nuestro país está formado por gente corriente con algo en común y es que todos los que forman parte de él aspiran a convertir sus sueños en realidad.

En el caso de María Sosa, entrenadora del CB Adereva de LF2, además de sus sueños deportivos desde su época en la facultad de Psicología se marcó otro objetivo y era poder trabajar algún día con personas con síndrome de Down para mejorar su calidad de vida mediante su otra pasión, el deporte y en este caso el baloncesto.

Fotos: La opinión de Tenerife

Aunque el proyecto no requería de excesivo presupuesto sí era necesaria la colaboración de alguna entidad que facilitase las instalaciones y el material para poder entrenar. De entrada los clubes en los que estuvo María no estuvieron por la labor, pero no tiró la toalla y afortunadamente un día se cruzó en su camino el CB Adereva.

Allí coincidió con gente sensibilizada con su proyecto que miró más allá de clasificaciones, títulos o victorias y se pusieron manos a la obra para darle forma a la idea.

El club tinerfeño y su entrenadora al frente “están convencidos que el baloncesto es una actividad que le viene muy bien a los niños con Síndrome de Down, no sólo por el aspecto físico y deportivo, sino por las normas y la convivencia, y por realizar un trabajo en equipo. Su intención es que estos niños tengan un desarrollo integral a través del deporte, que les sirva para aumentar su calidad de vida y conseguir una plena integración social”. 

Y así nació hace algunos meses el proyecto “Baloncesto para todos” abanderado por el CB Adareva, María Sosa y la Asociación Tinerfeña de Trisómicos 21 formada por padres y madres de personas con síndrome de Down que seguro que se llevaron una alegría cuando les propusieron la colaboración.

Otro aspecto a destacar es la implicación de las jugadoras del primer equipo que cuando sus obligaciones se lo permiten se apuntan a estos entrenos para alegría de los chavales que comparten ese rato con sus ídolos de carne y hueso. 

Los chavales han ganado en calidad de vida, pero probablemente todos los que colaboran en este proyecto han aprendido mucho más que ellos. Todos seguro han aprendido a relativizar las cosas, valoran más lo que tienen y se les ha contagiado la sonrisa de sus pupil@s que con muy poco son felices.

Un proyecto que desconocía e imagino que como yo muchos porque desgraciadamente iniciativas como ésta que se merecerían portadas y el reconocimiento de tod@s sólo quedan en el propio entorno. Los titulares se los llevan cambios de peinados de jugadores, sus cláusulas de rescisión, … temas de vital trascendencia para el futuro del país.

Desconozco el motivo por el cual las Islas Canarias son conocidas como las islas afortunadas, pero bien podría ser porque en ella vive gente como María y la gente que forma parte del CB Adareva que mira por los demás como deberíamos de hacer todos en lugar de mirarnos el ombligo.

Este año no habréis ganado ningún título, pero os habéis ganado el cariño de unos chavales y sus familias, así como la admiración de quien os escribe. 

La enhorabuena a todos los que participan de una u otra forma en este bonito proyecto y a consolidarlo porque merece la pena.