Más allá de los resultados hay que valorar el esfuerzo

Tras acabar el fin de semana es habitual que l@s aficionad@s nos miremos los resultados de la jornada ni que sea de reojo. Y es muy fácil que por desconocimiento hagamos a la ligera nuestras cábalas respecto a lo que ha ocurrido en un partido.

La mayoría de veces no somos conscientes de lo que hay detrás de esos números tan fríos y es muy injusta la valoración que hacemos porque debemos ponerlos en contexto, no para quitarle mérito al ganador, sino para valorar el esfuerzo del perdedor.

Reconozco que cuando empecé a interesarme por el baloncesto femenino yo también sólo me miraba los números, pero cuando conocí la realidad de algunos equipos mi percepción de los números cambió.

Es uno de los motivos por los que hablo más de unos equipos que de otros porque tiene un mérito enorme poder competir en las condiciones en que tienen que ‘trabajar’ algunos equipos en que la mayoría de la plantilla se dedica a esto por amor al arte.

Foto: CB Adareva

Ayer sin ir más lejos el CB Adareva de Tenerife jugó en la Fonteta contra el Valencia BC y perdió por 85-52. Sí, las valencianas ganaron a las canarias sin paliativos y alguno diría que hay una diferencia abismal entre ambos equipos, pero tengo mis dudas al respecto. Esa afirmación me atrevería a hacerla si ambos equipos hubiesen jugado en las mismas condiciones, pero no fue el caso.

Las tinerfeñas pudieron aguantar el ritmo media parte y no fue por falta de preparación física precisamente, se les acabó la gasolina porque se la dejaron en un viaje de 12 horas para llegar al pabellón.

El partido se jugó a las 19:30 de la tarde en Valencia, ciudad donde llegaron una hora antes tras haber hecho escala en el aeropuerto de Madrid a donde llegaron a las 11:00 de la mañana y salieron de la capital a las 15:00 tras haber salido de Tenerife a las 7:00 de la mañana y haberse levantado a las 5:30 de la madrugada.

Foto: CB Adareva

Si tras este periplo estas chicas hubiesen podido aguantar el ritmo de un equipazo como el Valencia seguramente estaríamos hablando de un milagro, pero de milagros no andamos sobrados y menos en el baloncesto femenino.

No hay que quitarle mérito al rival al contrario, pero hay que valorar el esfuerzo de estas chicas que compitieron a pesar del cansancio acumulado. Si alguno hubiese hecho el mismo viaje que ellas me gustaría ver las ganas que tendríamos de ponernos a correr y ellas lo hicieron.

La culpa no es del rival sino del maldito don dinero porque los equipos deberían de poder competir sin estos condicionantes. Algunos equipos probablemente puedan permitirse salir con antelación el viernes y volver el domingo, mientras otros para reducir costes les toca cuadrar números y aún pueden dar gracias que no se quedaron en el camino, todos los horarios les cuadraron y llegaron a tiempo.

Foto: Valencia BC

Así que a las chicas y la afición del pulpo aunque la derrota de ayer duela porque fue abultada, hay que quedarse con que se dio la cara mientras el cuerpo aguantó.

Las cosas se están haciendo bien como se demostró en casa la semana pasada contra Gran Canaria sin kilómetros de por medio donde se puso en aprietos al líder y eso es porque se está trabajando bien, así que a pasar página y a levantarse de nuevo.

Ésta es la triste realidad del deporte y más el femenino, por eso es importante valorar el esfuerzo de los equipos y no quedarse con los números porque son muy injustos.

Buen viaje de vuelta y a continuar remando !!!