Perfil

Simplemente soy alguien a quien le gusta el baloncesto que un día se dio de cuenta que lo importante en esto del deporte como en la vida no es participar como nos decían de pequeños, ni ganar como parece que nos digan cuando somos mayores, lo importante es competir. Dar el máximo dentro de las posibilidades de cada uno, probablemente no ganemos tanto como nos gustaría, pero si damos lo máximo debemos estar satisfechos con el trabajo que hemos hecho.

Este blog empezó hablando de un equipo puntero de los de arriba, pero a medida que la temporada avanzó fue derivando en un blog dedicado a equipos más modestos que aunque no tengan tantos medios, son los que me merecen el mayor de los respetos porque sacan el mayor rendimiento a los medios de los que disponen.

Casi seguro ninguno de estos equipos gane la Liga, pero da igual, para mí son grandes ejemplos de la actitud con que debemos afrontar los retos. Destacan por trasmitir ilusión, trabajo, esfuerzo, humildad y sobretodo una gran gestión de equipo. Tener 10 buenas jugadoras no equivale a tener un gran equipo y casualmente todos estos clubes en que ahora me fijo tienen grandes equipos sin tener las mejores jugadoras.

Esta temporada que termina no he aprendido tácticas en la pista, pero he aprendido otros valores gracias a estos clubes humildes que están compuestos por personas que mayoritariamente destacan tanto fuera como dentro de la pista por los valores que transmiten.

Por eso si las ganas de escribir continúan después del verano continuaré escribiendo sobre equipos de la otra liga como Araski, Uni Ferrol, IDK Gipuzcoa, Sant Adrià, … que continuarán luchando por conseguir alcanzar sus sueños.

 

 

Deja un comentario

La otra liga de baloncesto